Follando el chocho de una monja puta

La puta monja nunca tuvo sexo y jamás tuvo algún tipo de apetito sexual, solo pensaba en su vida virginal y que iba a ser así por siempre hasta que conoció a un tío guapo que la visito y el la sedujo muy bien hasta que la guarra puritana le comenzó a lamer la polla como una experta mamadora, luego se dejo follar el chocho a cuatro patas y en otras posturas más estaba contenta de haber tenido sexo como una perfecta puta.




Leave a Reply