Alimentándose de pollita detrás del mostrador

La dependiente de la caja de una gasolinera y el reponedor que se encarga de atender al público han aprovechado que ningún cliente está dentro de la tienda para tener un poco de sexo y “matar” el tiempo. Una paja y una mamada muy morbosa y guarra es el resultado. Aunque la polla del compañero de trabajo no es muy grande ella trata de disfrutarla y hacer disfrutar. La mama hasta el final, sacándole la leche calentita.


Leave a Reply